«Nunca hemos tenido un desafío más grande que este»

19/04/2020
264 Views
Spread the love
Parque de Calanques

Entrevista a Lamya Essemlali, presidenta y cofundadora de la ONG Sea Sheperd France, asociación para la protección de la flora y la fauna marina. (Original en francés: France Bleu)

Desde el comienzo de la contención, varias especies han regresado a áreas que ya no ocupaban. ¿Qué observaciones has hecho? 

«Esta es una consecuencia bastante lógica. Hay menos tráfico marítimo, menos ruido, menos botes, menos gente en el agua. Vemos animales, ballenas o delfines, cada vez más cerca de la costa Pero esto no debe confundirse con una explosión de vida. Es solo que hemos dejado un espacio vacante. Los animales que se mantuvieron alejados de nuestras actividades de repente tienen un espacio que es suyo. Desafortunadamente, es algo que se terminará, de hecho, cuando la actividad humana se reanude como antes del confinamiento «.

¿Es, a pesar de todo, una satisfacción verlos regresar?

«Especialmente creo que podemos tomar conciencia del impacto que ocupamos en el medio ambiente natural. Si la vida se desmorona, es porque tomamos demasiado lugar, que nos hacemos cargo de todos los espacios, y no dejamos suficiente para la vida silvestre. Por lo tanto, no creo que podamos estar satisfechos con eso, por el contrario. Incluso estamos bastante preocupados por lo que va a suceder cuando avance el levantamiento de la contención. Algunos barcos de pesca se han quedado en el muelle, y se teme que algunos pescadores quieran ponerse al día y pasar más tiempo en el mar. Algunos hábitos perdidos, como comer pescado, se reanudarán. Por lo tanto, este breve respiro dado al océano puede no tener ningún efecto. También porque es demasiado corto. Por lo tanto, podemos temer que las consecuencias sean aún peores «.

Lamya Essemlali: «Una conciencia del impacto del lugar que tomamos»

Estamos ocupando demasiado espacio y no dejando suficiente para la vida silvestre.

Vidéo intégrée

En quince días de encierro de seres humanos debido a # covid_19, las aves, los peces y los mamíferos marinos recuperan las Calanques de Marsella. Los animales están mucho más cerca de la costa.

¿Podemos temer de que al haberse acercado a las costas se conviertan en presas aún más fáciles?

«Debe entenderse que estas especies siempre son una presa. En el Golfo de Vizcaya, por ejemplo, tenemos decenas de miles de redes que no son selectivas y que atrapan delfines, tiburones y muchos animales», que no son redirigidos al principio. Que un delfín o una ballena se acerque, no cambia mucho el riesgo de ser capturado. El riesgo es permanente. Lo único positivo es la conciencia. Que la gente se dé cuenta de que esta vida existe en nosotros. De hecho, nos sorprendió mucho durante nuestra campaña que se llevó a cabo el invierno pasado en torno a la captura de delfines, al ver que muchos franceses no sabían que había en Francia. ¿Cómo podríamos ser tocados por su difícil situación, cuando uno no sabe que están allí? Empero, de hecho están allí, y bien allí».

Existe la preocupación de que algunos pescadores quieran ponerse al día.

¿Le gustaría que los franceses salieran de este confinamiento con un nuevo estado mental? 

«Es esencial que cambiemos nuestra relación con el mundo viviente, de lo contrario, desapareceremos. Con respecto a la cuestión del océano, debemos entender que hoy en día, es principalmente la pesca en el océano lo que amenaza la vida». Si aquellos que no comieron pescado durante esta contención pudieran darse cuenta de que no es esencial, y si pudieran mantenerse en el camino, ese sería el mejor servicio que podrían hacer al océano. Nuevamente, la pesca es la principal causa de muerte de la vida marina. Si el océano muere, todos moriremos porque es el principal regulador del clima. Deberíamos dejar de considerar al océano como una despensa, como un terreno en el que podemos invertir sin ningún límite. Es un ambiente que la vida marina comparte con nosotros. Así que, un poco más de humildad, compartir desde un punto de vista ético y ecológico si queremos sobrevivir. Como escribe Romain Gary: «en un mundo donde solo hay espacio para el hombre, no hay espacio incluso para el hombre «. Si pudiéramos salir de este confinamiento con eso en mente y ponerlo en práctica, no lo habríamos perdido todo «.

Cambiar nuestra relación con los vivos, no considerar el océano como una despensa, tener más humildad y compartir (…) salir del confinamiento con eso en mente y ponerlo en práctica (… ) para no desaparecer.

Lamya Essemlali : «No consideres el océano como un terreno en el que se puede invertir sin ningún límite»

¿Es este el mismo tipo de mensaje que envías a los líderes políticos?

«Tienen una enorme responsabilidad y deben tomar las medidas para revertir la situación. Cuando escuchamos al presidente Macron decir que él cambiará primero, esperamos verlo. Todas las señales que habíamos lanzado hasta entonces, seguía siendo letra muerta. Hoy, estamos directamente afectados por un efecto dominó de nuestra relación con la naturaleza. ¿Será suficiente para iniciar un cambio político? Creo que solo será posible si hay una verdadera voluntad popular. Los políticos solos, nunca tendrán el coraje de tomar medidas que van en contra de sus electores «.

¿Un cambio político? No, sin voluntad popular.

Lamya Essemlali : «El presidente Macron dice que quiere cambiar, estamos esperando verlo»

A pesar de esta crisis, ciertas figuras influyentes en el mundo económico, dicen que habrá que rehacer todo rápidamente para volver al modelo de antes de la crisis. ¿Qué te inspiran esos discursos? 

«Da mucho miedo. Y al mismo tiempo, no quiero hacer un pronóstico. Lo que sí sé, es que probablemente estamos en un punto de inflexión, y que si después de esta crisis de Covid-19, aún no hemos entendido que estamos en el camino equivocado, nunca lo entenderemos. Los próximos meses serán decisivos para el futuro de la civilización humana. Lo que está en juego, no es menos. No me sorprende escuchar al presidente Medef pronunciar tales discursos: revivir el crecimiento, ponerse al día. Todo eso es aterrador, pero no sorprendente. Lo que cambiará la situación es la voluntad de las personas, de los ciudadanos. En qué sentido quisieran ir? ¿Vamos a resistir a los quienes nos quieren llevar derecho contra la pared o vamos a continuar como antes? Hay una mezcla de esperanzas y miedos. Nunca antes, habíamos tocado hasta este punto los efectos de nuestra relación con el medio ambiente ¿Será suficiente para despertarnos de nuestro estado de latencia? No lo sé. En todo caso, el suspenso es alto y la apuesta es enorme. Nunca hemos tenido un desafío más grande que este «.

Traducción: Atawallpa Oviedo Freire

Leave A Comment